¿CONSTITUCIÓN DE 1979 O DE 1993?

on 20 febrero, 2007 in DERECHO Y SOCIEDAD

 Cada cierto tiempo, y por las más distintas razones, emerge el debate constitucional que se reduce a dos opciones: o regresar a la Carta Política de 1979 o mantener la vigente. Ambas posiciones sostienen la idea que son necesarias reformas previas, se trate de retornar a la carta derogada o de continuar con la actual. 

Si bien cada posición es muy respetable, sin embargo sus argumentos más que jurídicos o sociales, son de carácter retórico. Así, por ejemplo, los “retornistas” a la Constitución del 79,  sostienen que es la carta prístina, constitucionalmente “pura”, “legítima en sus orígenes”, mientras que la otra es una carta espuria (algo así como antaño era procrear un hijo fuera del matrimonio), un hijo “bastardo”  concebido para satisfacer  las bajas pasiones de la reelección del autócrata a fin de perpetuarse en el poder, por lo que al ser promulgada por un dictador sería nula desde sus orígenes; en cambio, para los “vigentistas”, la carta del 79 está desfasada y no podemos regresar al pasado debido a que traería inestabilidad jurídica y económica, espantaría a las inversiones,  además que la carta del 93 trae consigo instituciones nuevas que no tenía la anterior y su régimen económico está más acorde con los nuevos tiempos. 
 

Sin embargo, el debate es bizantino. El asunto no es tanto retornar a una carta o mantener la actual (o incluso elaborar una nueva carta “desde cero” como proponen algunos).  La cuestión reside más en la necesidad o no de cambiar la carta y de ser necesario en qué cambiarla, así como de la coyuntura o del momento para realizarlo. 
 

Y no es tan fácil  como parece. 
 

En primer lugar, cabe la pregunta ¿quién realiza las reformas, el actual congreso o una asamblea constituyente ex profeso?
Los legalistas y apegados a la literalidad del texto de la carta política vigente sostendrán que el actual congreso está facultado para realizar el cambio, toda vez que el mismo texto constitucional los faculta; en cambio los que sostienen que debe ser una asamblea constituyente convocada ex profeso sostienen que el actual congreso no ha recibido mandato alguno del pueblo para realizar semejantes cambios, que deben ser hechos más bien por una asamblea convocada para tal finalidad.  

Desde el inicio existe un problema de legitimidad, ¿quién se encargará de la reforma, el congreso en funciones o una asamblea constituyente constituida para tal fin?
 

La legitimidad se verá afectada de tomar cualquiera de los dos caminos, además que la composición de una eventual Asamblea Constituyente sería muy distinta al parlamento actual, lo que va a provocar evidentemente ciertas rencillas y algún que otro gesto de folclorismo político, dependiendo de la calidad de los recursos humanos que la conformen; aparte que el presente congreso no se caracteriza por tener constitucionalistas de primer nivel, salvo una que otra honrosa excepción.
 

Pero supongamos (ceteris paribus como dirían los economistas) que el problema queda resuelto y que por razones pragmáticas y de presupuesto, se decide que sea el congreso en funciones el encargado de la reforma de la carta.
 

Si el punto es cambiar el texto constitucional, no podría ser realizado sin proponer el Legislativo un amplio debate en la sociedad y sobretodo que la constitución aprobada no quede en un cambio meramente retórico, sino que los cambios sean sustanciales, vale decir, sentar un pacto fundacional que tenga comprometida a la sociedad, y para ello es necesario que el mismo Congreso legisle críticamente. 
 

Una constitución no es solo “la ley de leyes” (como huachafamente dicen algunos – con el perdón de Hans Kelsen-), sino que una constitución es el acuerdo social, político y económico que toma una nación en un momento determinado de su historia. Es el compromiso que realiza un grupo social para decidir cómo y hacia dónde vamos y, sobretodo, cuáles son las herramientas, garantías y limitaciones de ese pacto. En pocas palabras, una constitución es un proyecto nacional de bien común.
 

Veamos algunos problemas que deberían ser tratados honesta y seriamente al momento de reformar la carta.
 

Por ejemplo, si reformamos la estructura del Estado (la parte orgánica de la constitución), vamos a tener que muchas instituciones deben ser puestas al día, acorde con la época, entre ellas el vetusto y criticado Poder Legislativo y su par el Poder Judicial.
 

¿Introduciremos como reforma la renovación por tercios o por mitades del congreso como tantas veces se ha planteado? O, ¿seguimos con el régimen unicameral, perfeccionándolo, o regresamos al bicameral? Las respuestas a estas preguntas plantean un desafío para el Poder Legislativo, no sólo intelectual, sino de desprendimiento en aras del interés nacional. ¿Se sacrificarán los actuales congresistas a fin de favorecer un mayor perfeccionamiento institucional que ponga de nuevo en el nivel que le corresponde al primer poder del estado? O, para decirlo de otra manera, ¿renunciarán los actuales congresistas a sus cinco años de mandato y se someterán a una fiscalización y mayor transparencia crítica de la sociedad? ¿Promoverán las causales de vacancia del congresista? ¿Renunciarán a la inmunidad parlamentaria absoluta?
 

O, analicemos el Poder Judicial. ¿Seguiremos designando al Presidente de este importante poder del estado como hasta ahora (sólo un puñado de vocales, que entre ellos reunidos, designan al presidente de la Corte Suprema) o iremos a la elección por votación universal y secreta de todos los magistrados de la república para que elijan a su más alto representante nacional? O, ¿seguiremos con una Corte Suprema centralizada y burocrática, o vamos a la descentralización de la máxima instancia judicial? Y, si vamos a las instancias inferiores, ¿implementaremos el sistema de jurados para los casos penales,  a fin que sea la propia sociedad quien decida sobre la pena que impone al autor de un delito?
 

Sobre el Poder Ejecutivo, en un país que cuenta más con caudillos que con instituciones sólidas, seguiremos con la reelección del presidente de la república pasado un período o vamos a un mandato corto de cuatro años con posibilidades de una sola reelección inmediata y de allí nunca más vuelve a postular a cargo público alguno. ¿Se atreverá algún líder de partido político con aspiraciones presidenciales ha proponer algo así?
 

En cuanto a la descentralización política, ¿iremos hacia un gobierno federal con autonomías regionales plenas o nos quedaremos con el gobierno unitario y centralista? La decisión no es sencilla y requiere de mucho coraje político, porque de tomarse el primer camino significará el ocaso de los grandes caudillos nacionales y el inicio de otra forma de hacer y entender la política.
 

O, vayamos a los organismos electorales. Desde la vigencia de la actual constitución  ha existido un debate entre los que sostienen que se debe regresar a la antigua forma donde el Jurado Nacional de Elecciones era quien elaboraba el padrón electoral, convocaba a elecciones, llevaba a cabo el sufragio y resolvía las controversias; es decir, era órgano administrativo, ejecutor y dirimente. Todo a la vez. Y los que prefieren mantener la actual conformación, por considerarla más moderna y eficaz administrativa y jurisdiccionalmente.
Los que quieren regresar a la usanza antigua aportan solo argumentos trillados, como el consabido “fraude”, olvidando que ya llevamos dos elecciones generales (la de 2001 y la de 2006) con el sistema electoral tripartito sin que nadie haya denunciado seriamente fraude alguno. ¿Nos quedamos con el actual sistema perfeccionándolo o regresamos al antiguo?  Pregunta difícil de responder sin dejar de lado el apasionamiento político y sobretodo si no se cuenta con conocimientos técnicos para absolverla, lo que muy pocos políticos tienen. 

Existen más preguntas que se pueden hacer si se trata de una verdadera reforma constitucional. Creo que con las expuestas es suficiente como para reflexionar que el asunto no es simplemente “cambiar la carta”, sino porqué cambiarla.
 

Examinemos ahora la constitución económica o el régimen económico constitucional.
El régimen económico de la Carta del 79 es totalmente distinto al de la Carta del 93. Obedecen a concepciones económicas totalmente diferentes, mientras la carta del 79 tiene un esquema keynesiano, en el cual se le otorga al Estado un papel bastante activo, de un dirigismo estatal muy marcado; la actual se encuentra dentro de la concepción económica neoliberal, de laissez faire absoluto y con una participación secundaria y bastante tímida del Estado. Las explicaciones de uno y otro modelo obedecen a la ideología que los sustenta y al contexto socio-económico mundial en que fueron promulgadas ambas cartas y cuya repercusión se sintió también en nuestro país.
¿Con cuál nos quedamos? Algunos, sin pestañear, proponen retornar al régimen económico de la Constitución del 79, como si en el Perú y el mundo no habría pasado nada en los últimos treinta años. Otros, inclinados al liberalismo mercantil, proponen no tocar ni una coma del contenido económico de la Carta del 93. Personalmente estoy inclinado a una mixtura de ambos regímenes. Los dos contienen instituciones útiles y merecen rescatarse, no podemos a rajatabla condenar uno para imponer el otro, aunque la “combinación” requiere una delicada operación quirúrgica que armonice las instituciones de ambas concepciones, en un marco que le permita una participación regulatoria y empresarial activa al Estado, pero respetando las reglas del mercado y sin caer en un controlismo o dirigismo absoluto, donde debe primar el interés público pero sin descuidar los micro intereses particulares que se mueven en la sociedad y que son el motor de la riqueza. (En lo particular me inclino por tomar como base para la reforma del régimen económico a la carta del 93, debido a que la del 79 es excesivamente reglamentarista y controlista, pero eso sí, rescatando de esta última ciertas instituciones importantes que contiene). 

Y, para terminar, en la parte dogmática de la constitución, la referente a los derechos fundamentales de la persona, ¿seguiremos con la costumbre de seguir incorporando más derechos constitucionales que quedan en el papel o nos esforzaremos por hacer realidad siquiera alguno de ellos? Hasta ahora, por ejemplo, la universalidad del seguro social sigue siendo un buen deseo más que una tangible realidad. Si cada gobierno democrático desde 1980 en adelante se hubiera propuesto en serio hacer realidad siquiera un derecho social durante su mandato, hoy la situación de millones de peruanos sería muy distinta.
 

Como vemos, la discusión tal como está planteada a fin de decidir con cuál constitución política nos quedamos es más retórica que real, con un discurso bastante pobre, repetitivo, carente de ideas originales y más bien repleto de clichés, que no afectará para nada la vida de los millones de peruanos de a pie; y, quizás nos encontremos que de aquí a algunos años, cuando se presente alguna crisis política bastante seria, estaremos de nuevo hablando de “una nueva constitución”. La sociedad va por un lado, mientras que los promotores de la discusión bizantina viven encerrados en su torre de marfil o de sus propios intereses.
Eduardo Jiménez J.
ejjlaw@yahoo.es 

24 Responses to “¿CONSTITUCIÓN DE 1979 O DE 1993?”

  1. ISAAC dice:

    LA DISCUSION VA MAS ALLA DE CUAL ES MEJOR, SINO DEBE CENTRARSE EN LA CUESTION ETICA, MORAL Y DE PRINCIPIOS. CUALQUIERA DE LOS DOS SE PUEDE REFORMAR, PERO SI REFORMAMOS LA DEL 93 ESTAREMOS TERRAJEANDO IGUAL QUE AL SEPULCRO, POR FUERA ESTARA BONITO PERO POR DENTRO ESTARA LLENO DE INMUNDICIA…
    DEBEMOS DE CAMBIAR DE CONSTITUCION, PUEDO SER UNO MAS O MENOS,
    SALUDOS…

  2. elobservador dice:

    Una constitución es esencia un pacto de la sociedad a fin de determinar hacia dónde vamos. Es un “contrato” para ponerlo en términos jurídicos-legales. Ese “contrato” necesita un amplio consenso, aparte de ponerlo a tono con los tiempos que corren. No es fácil, ni tampoco una constitución “moderna”, con inclusión de la mayor cantidad de derechos es la solución a los problemas del país. A veces una “mala constitución” consensuada y respetada por todos, incluyendo a estado, es preferible a la más perfecta pero poco práctica, que quedará en el limbo de las buenas intenciones.
    Saludos,
    Eduardo

  3. frank vargas dice:

    el contenido es d primera linea
    y voy mas con la idea de una mixtura
    por que seamos realista los congresistas entrarian en huelgas si se decidiera elaborar una nueva contitucion

  4. elobservador dice:

    Aunque al paso que va el Congreso, lo único que saldrá será un pequeño Frankenstein.

  5. Amelia dice:

    Lo que se quiere es un país que avance…un presidente sincero y su bancada también, espero trabajen bien por el bien de todos y de los más pobres, como prometió ollanta …exitos…

  6. gustavo dice:

    EL NUEVO GOBIENO DE “INCLUSION SOCIAL”, TIENE UN LARGO CAMINO POR RECORRER…ESPERO QUE NO QUEDE EN PALABRAS, UN VERDADERO COMPROMISO ES EL DE QUE TODOS LOS PERUANOS PARTICIPEN…INCLUSION SOCIAL …NO TIENEN QUE MARGINAR A NADIE Y MENOS A LOS EMPRESARIOS QUE NO SOLO TIENEN DINERO…SINO MUY POR CONTARIO ARRIESGAN POR EL PERU…CUYOS GOBIERNOS DE UN DIA PARA OTRO CAMBIAN LAS REGLAS DEL JUEGO SOLO POR POPULISMO ALEGANDO FALSOS PINCIPIOS DE IGUALDAD…POR EL BIEN DEL PAIS Y LA ESTABILIDAD QUE NO LE QUEDE LA SILLA GRANDE AL ELECTO PRESIDENTE…ES LA OPORTUNIDAD DE DEMOSTRAR QUE ES POSIBLE UNIR LA RIQUEZA MATERIAL Y LA MORAL EMPLEANDO UNA VERDADERA “SENSIBILIDAD” QUE MUCHOS HEMOS PERDIDDO EN EL CAMINO A NUESTRA DIZQUE MADUREZ.
    POR UN PERO CADA VEZ MEJOR…ENVIA TUS OPINIONES Y ESPERA UNA RESPUESTA DE LOS NUEVOS REPRESENTANTES DE LA PATRIA

  7. Carmen Milla dice:

    Comparto totalmente el juicio de “discusión bizantina” junto con la ineptitud de la gran mayoría de actuales congresistas, cuya actitud callejonera del día 28 de julio (¿Fiestas PATRIAS?) me dio vergüenza ajena. ¿Qué tal si en vez de mostrar su falta de modales se animan a renunciar primero -desde el digno Presidente hasta la última secretaria recomendada- al 50% de los jugosos sueldos que recibirán a partir de fines de agosto y luego discutimos sobre los “valores” de la Constitución de 1979? Por lo visto, en vez de evolucionar, estamos involucionando…¡lástima!

    • Avatar de elobservador elobservador dice:

      Humala está entre el crecimiento económico del país y la inclusión. No es fácil. En el camino puede matar “a la gallina de los huevos de oro”. Ojalá eso no suceda, porque ahí si nos quedamos sin crecimiento y sin inclusión. Y en vez de estar debatiendo si la C 79 o la C 93, deberían ser más fríos y pragmáticos, y ver el contexto mundial.
      Eduardo

  8. JOSE ANTONIO dice:

    POR LO VISTO, LOS SICOSOCIALES ESGRIMIDOS POR LA IZQUIERDA CAVIAR ESTAN DANDO RESULTADOS, SEAMOS PRAGMATICOS; EL MUNDO MODERNO OBEDECE AL CRECIMIENTO ECONOMICO ESTABLECIDO POR LAS ECONOMIAS FUERTES, ENTRE ELLAS LA DEL PERU, FRUTO DE UNA POLITICA NEOLIBERAL, OLVIDEMONOS DE LAS RENCILLAS Y FIGURAS DE ANTAÑO QUE OBEDECIAN A APETITOS SOCIALISTAS, COMUNISTAS O CAPITALISTAS, LA ACTUALIDAD NOS DICE QUE ESAS FORMAS DE POLITICA ARRUINAN LA ESTABILIDAD ECONOMICA DE LOS PAISES, SINO MIREN LAS ECONOMIAS DE LOS LLAMADOS PAISES DEL PRIMER MUNDO, ANTE UN BACHE TIEMBLAN, Y NOSOTROS SEGUIMOS CRECIENDO. EL MUNDO ACTUAL Y EL FUTURO DE NUESTROS HIJOS ESTA EN MANOS DE NOSOTROS MISMOS, NO CAIGAMOS EN EL BERRINCHE DE CAMBIAR A LA CONSTITUCION VIGENTE, POR QUE NO HAY MOTIVO PARA HACERLO, SIGAMOS CON LA ACTUAL Y PIDAMOS LA REFORMA DEL PODER JUDICIAL, UNA CUPULA INFRANQUEABLE ANTE CUALQUIER INTENTO DE FISCALIZARLA, HE AHI, LA LACRA DE NUESTRA SOCIEDAD, EL INERTE PODER JUDICIAL PERUANO, HERMANO PERUANO NO CAIGAMOS EN FALSOS CONTUBERNIOS, EL PERU ES FUERTE ECONOMICAMENTE, AVANCEMOS HACIA ADELANTE Y NO RETROCEDAMOS, EXIJAMOS CAMBIOS EN EL PODER JUDICIAL EN LAS POLITICAS EDUCATIVAS Y DE SALUD, CON ESOS CAMBIOS SEREMOS MAS CULTOS Y SALUDABLES POR ENDE CON UNA MEJOR PROYECCION DE VIDA, PARA PODER LABRAR UN MEJOR DESTINO Y NO ESPERAR QUE EL GOBIERNO NOS REGALE ALGO… POPULISMO IMPLEMENTADO POR POR TIPEJOS QUE SE ENCUMBRAN EN LA CUPILA DEL PODER… HASTA OTRA OPORTUNIDAD

  9. daniel dice:

    mi gran preocupaciòn no es el marco general de los posibles cambios propuestos por el presidente, sino el còmo lo va a llevar a cabo. Es bonito pensar en pensiòn 65, el gas a menor costo, combatir la corrupciòn, entre otros. Pero lo que no se habla, ni se profundiza es còmo va a hacer para cumplir con esas promesas sin alterar el orden econòmico logrado hasta ahora. La verdad me sorprendiòn que lanzara un aumento inmediato de 75 soles desde el mes de agosto, sin considerar la opiniòn del empresariado, cuando esto sucede se genera especulaciòn como por ejemplo:ayer fui a oesle, bueno creo que asì se escribe pero el punto es que hace una semana los precios de las zapatillas de marca estaban 180, 200, 220 soles, ahora estos estàn bordeando los 300 soles. Por favor estos desatinos de los gobernantes generan inestibilidad econòmica, por favor que el presidente la pròxima vez se màs cauto en cambios inconsultos. Que vendrà despuès ……..

    • Avatar de elobservador elobservador dice:

      Con todas las promesas hechas por Humala en su discurso inaugural le va a faltar tiempo (más de un mandato presidencial) y dinero. Si las implementa todas “vuela” la caja fiscal, genera expectativas inflacionarias y luego le echará la culpa al “imperialismo yanqui”.

  10. Fely dice:

    Queremos un Perù integrado, en la que se tome en cuenta a la totalidad de la poblacion intercultural y a la diversidad economica reconociendo derechos a todos y siendo SOLIDARIOS con los que menos tienen, dandole oportunidad de salir del olvido. sin asistencialismo que tanto daña hace, sino (como decian los compañeros apristas alla por los 80) creando focos de desarrollo con los recursos naturales que cada region posee.
    Si para ello es necesario reformar la constitucion , bienvenido sea.

    • Avatar de elobservador elobservador dice:

      Primero es bueno preguntarse si para todas las reformas propuestas por Humala es necesario cambiar la Constitución Política. De ser afirmativa la pregunta -obviamente fundamentando la respuesta-, preguntarse en que se debe cambiar y porqué.

  11. Tula Rodrigues dice:

    No me imagino un legislativo con “80 senadores” y 160 diputados… 240 que cobrarían, y no 120 que cobran ahora de los impuestos que tenemos que pagar… osea sería el doble de impuestos para que se les pague… dejen mejor las cosas como están y sigan evolucionando… NO RETROCEDAMOS!!!

  12. gustavo y c dice:

    bueno el comandante ollanta humala mantiene sus principios y sus proyectos q tiene ,son muy buenos para la la mayor parte de la poblacion exepto para los corruptos mi recomendacion seria que toda la poblacion peruana apoyemos a ollanta para q se aga realidad todo lo que quiere el pueblo peruano……….unidos derrotaremos la corrupcion………unete ya..

  13. profetanio laucata dice:

    Gracias por su vision obgetiva de la realidad peruna, hace falta mirar la realidad nacional mas que mirarse asimismos o a sus intereses políticos.

  14. ALFREDO dice:

    Creo que ya es hora de que alguien tome la iniciativa y la firme decision de cambiar el futuro del pais, un pais con un alto grado de ignorancia y pobreza donde la gente con poder economico y politico se aprovecha justamente de la pobreza y la ignorancia de la gente para seguir amasaNdo mas poder economico politico y social, comparto la opinion de invertir en educacion, necesitamos grandes cambios en la educacion y luchar frontalmente contra la corrupcion que no nos deja avanzar como un pais grande y rico, que se encarcele a todos los corruptos sin distincion alguna, inclcuidos congresistas, jueces, empleados publico y hasta el mismo presidente, a quien queremos engañar señores es la corrupcion el alto flagelo que no nos permite crecer y avanzar como un gran pais, somos tan egoistas y oportunistas que todos defendemos solo nuestros intereses y no nos importa absolutamente nada la carencia de otras personas y mucho menos la situacion del pais con tal de llenarnos con unos miles de dolares los bolsillos somos capaz hasta de matar a nuestros propios padres, alguien tiene que dar el ejemplo y cortar toda esta lacra social, se necesita mano dura, ser consecuente y mucha inteligencia, creo que el actaual presidente de la republica esta dando el ejemplo y cumpliendo con lo prometido desde el primer dia de su gobierno, esto es historico srs. ningun presidente lo habia hecho, al contrario solo eramos engañados vilmente o ya se olvidaron cuando el gran corrupto y ladron de Alan Garcia nos prometio:
    -Eliminar las SERVICES
    -Eliminar la renta basica de telefonica
    -Crear la ley de libre desafiliacion de las AFP
    -Luchar contra la delincuencia, la pobreza , etc.
    Lo cumplio, no srs. culminò su mandato y se retirò sin pena ni gloria dejandonos el pais tal como se encuentra ahora con un alto indice de delincuencia, corrupcion y pobreza.
    Confiemos en que el actual presidente cumpla con su plan de gobierno y en vez de criticarlo y ponerle obstaculos apoyemoslo, seamos unidos, no ser egoistas, ser como hermanos, todos empujemos el coche para que este pais tan grande y rico absolutamente en todo( riquezas naturales, razas, historia, comida, costumbre, ceatividad, etc.) sea realmente lo que se merece SER UN PAIS GRANDE Y FUERTE ECONOMICAMENTE Y CON GENTE HONESTA QUE AME A SU PAIS Y QUE AME A SUS HERMANOS, QUE SE SIENTA ORGULLOSO DE SER PERUANO, TENER IDENTIDAD Y NO MENDIGAR EN EL EXTRANJERO UN PUESTO DE TRABAJO.
    No creo que el presidente OLLANTA sea tan imbecil e ignorante de querer retroceder a la constitucion del 79, eso significaria retroceder pero si estoy de acuerdo que se le haga ciertos cambios acorde a la actual situacion politica y economica del pais, recordemos que esta constitucion fue modificada por Fugimori entre otras cosas solo para lograr su reelecion , abolir algunos derechos y modificar muchas leyes que le permitieran hacer del PERU lo que le venga en gana defendiendo de esta manera sus propios intereses .Pienso que solo un peruano con un amor muy grande por su pais y por sus compatriotas puede cambiar el rumbo de nuestro querido Peru, TENGO LA FE QUE ESTE PRESIDENTE TIENE TODA LA INTENCION Y LA BUENA VOLUNTAD DE QUERER HACER EL GRAN CAMBIO, ESPERO LO DEJEN TRABAJAR Y LO APOYEN. VIVA EL PERU CARAJO!!!!! Y ADELANTE CON LA GRAN TRANSFORMACION.

    • Avatar de elobservador elobservador dice:

      Faltó el fondo musical con la canción “Y se llama Perú”. Pero, bromas aparte, hay dos tipos de apoyos: los incondicionales y los críticos. Los primeros son “ciegos”, a prueba de todo, requieren más de fe que otra cosa. Los segundos tienen alguna condición y son observadores críticos de cómo marcha el gobierno, sobretodo si en pocas semanas pasó de un plan de gobierno totalitario e intervencionista a otro más liberal. El giro como que fue demasiado radical. La pregunta es: esa vocación totalitaria del gobierno la habrá superado o sus “poses democráticas” son solo una actitud estratégica temporal.

    • jose dice:

      son un par de brutos todos

  15. jhony sc dice:

    Todos hablamos del gran cambio de la gran trasformacion del pais ,somos grandes criticos de nuestras propias flaquesas,nos creemos grandes eruditos en temas de politica social economica etc,etc.lo que los peruanos de todas las sangres debemos es de quitarnos la careta de la hipocrecia , la envidia y el egoismo trabajemos unidos como un solo puño asi demostraremos al mundo que el PERU es un gran pais . todos los gobernantes han tenido su oportunidad y todos la verdad que han sido uno peor que otro, esperemos que esta vez las cosas cambien . un pais con educacion y cultura es un pais menos ignorante y dificil de manipular y engañar etc preocupense por eso aboquense ala salud ,educacion y tendremos una sociedad en la cual no se pensara de discriminacion de violencia . formemos personas con etica ,valores ,principio y asi resolveremos muchos problemas q agobian a esta nacion .Hanbas constituciones tienen poco de bueno y mucho de malo busquemos la concertacion para esta gran transformacion y cantemos nuestro gran himno patrio y digamos SOMOS LIBRES E INDEPENDIENTES …CARAJO “HARRIBA EL PERU”

  16. José Luis Villanueva Hernández dice:

    El implementar otra constitución no es tarea facil. Es un proceso que se tiene que llevar a cabo con mesura, no con pasiones y ambiciones personales, algo típico de la izquierda radical, que ha demostrado estar congelada en el tiempo.

    El argumento interesante del texto en cuestión es acerca de la república federal. Es decir, que los departamentos se conviertan en federaciones, en donde se garantiza una plena descentralización. Pero como se dijo por aquí, hace falta una dosis de valentía para dar esta propuesta.

    En fin, pienso que se trata de un tema interesante, pero debe tomarse con calma.

    Saludos.

  17. liberal dice:

    el marxismo perverso y genocida
    piensa que que los años de la dictadura marxista de velasco, fueron los mejores, pero las muertes y las matanzas fueron mayores en esas décadas, la hambruna que habia, la Tuberculosis que campeaba.
    e aquí unas opiniones sobre tu paraiso terrenal:

    las empresas del estado: nido de parásitos marxistas
    industria nacional : empresas monopolicas, que vendian sus productos a los precios que querian, los peruanos no teniamos mas alternativa que hundirnos en la pobreza y la miseria.
    condiciones subhumanas: eran las que existian en las empresas mineras del estado, donde los trabajadores salian a pedir limosna a las calles y se metian a las universidades.
    MINEROPERU y PETROPERU: nido de ladrones y delincuentes marxistas, parasitos del estado.

    esta ideología marxista debe desaparecer para que acabe la miseria en el pueblo.

    • Avatar de elobservador elobservador dice:

      Sin remotamente defender el gobierno de Velasco, si contabilizamos muertos, en democracia hubo más, gracias a Sendero Luminoso (25,000 la cifra más modesta). La expansión de la TBC y los índices de pobreza igualmente aumentaron a partir de los años 80.
      Saludos

Leave a Reply